Saltar al contenido →

Niños

Además del trabajo realizado con adultos Rolfing puede ser de gran ayuda para niños y bebés. Al trabajar a tan temprana edad, es posible atender cualquier desequilibrio antes de que se estructure como habito, a nivel musculo-esquelético y cerebral. En el caso de los bebés los motivos de consulta son variados, pero es común atender cólicos, dificultades para conciliar el sueño e irregularidades en estadios del desarrollo. En niños, podemos trabajar sobre distintos trastornos o condiciones que pueden surgir durante el crecimiento como son las escoliosis, mala postura y coordinación, problemas de aprendizaje y otros.

rolf-baby

La metodología de intervención es distinta a la usada con el adulto. No se trabajar dentro del marco de las diez sesiones, sino con sesiones individuales y de más corta duración. Los ajustes o manipulaciones son más sutiles y breves, debido a que el sistema de un niño se encuentra en pleno desarrollo y sus cuerpos son extremadamente líquidos y moldeables, cambian rápidamente. Es muy importante no sobre-estimular el sistema nervioso, aun en desarrollo en el caso de los bebés, con demasiadas intervenciones y movimientos que luego no podrán integrar de manera eficiente.

Los beneficios se harán presentes rápidamente, ya que todo comportamiento se expresa a través del sistema musculo-esquelético, al cambiar el movimiento, cambiara el comportamiento. Los padres podrán observar como su hijo/a se presenta más feliz, relajado y sano.

Para no sacarlos de un ambiente seguro y protegido, atiendo a niños y bebés en su domicilio y con la asistencia de sus padres.